Resolvemos tus dudas

Lentes Intraoculares Fáquicas/ICL

Las lentes intraoculares fáquicas se utilizan cuando no está indicado el tratamiento con láser Excimer, bien porque el paciente tenga mucha miopía o hipermetropía o porque la córnea sea demasiado fina o irregular. Cuando hay que corregir muchas dioptrías, el láser Excimer tiene que eliminar un espesor de córnea elevado, esto hace que la estructura de la córnea quede alterada y que la calidad de la visión no sea buena con riesgo de complicaciones. La lente fáquica proporciona una mejor agudeza visual que el láser Excimer en altas graduaciones.

Las lentes fáquicas son unas lentes muy finas y flexibles, totalmente biocompatibles, que se colocan dentro del ojo para corregir miopía, hipermetropía y/o astigmatismo. La lente fáquica se introduce en el globo ocular sin retirar el cristalino que es la lente natural del ojo. Por su posición, las lentes fáquicas se clasifican en:

  • Lentes fáquicas de cámara posterior: se colocan por detrás del iris: lentes ICL (Implantable Collamer Lens).
  • Lentes fáquicas de cámara anterior: se colocan por delante de iris: lentes Artiflex.

En algunos casos se pueden utilizar procedimientos combinados de Lasik y lentes intraoculares fáquicas para corregir defectos de graduación que no se puedan solucionar con un solo procedimiento.

ICL (Implantable Collamer Lens)

La ICL es una técnica revolucionaria en el campo de la cirugía refractiva consistente en colocar una lente Colámero®, con un innovador material a base de colágeno, entre el iris y el cristalino.

ICL es el procedimiento refractivo de mayor crecimiento en los últimos años, con más de 550.000 implantaciones en todo el mundo.

ICL permite corregir defectos por encima de los límites propios del tratamiento con láser, pudiendo abordar una mayor gama de problemas relacionados con la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo. También está indicada para pacientes con córneas finas, ojo seco o pupilas grandes.

Ventajas del ICL

  • ICL es reversible

A diferencia del láser el tratamiento es reversible, al incorporar una lente no existe la necesidad de alterar ningún tejido ocular, pudiéndose volverse a la situación inicial cuando se desee, posibilitando nuevas técnicas futuras.

  • ICL es calidad de visión

Proporciona la más alta y previsible calidad de visión de cualquier procedimiento refractivo. Obteniendo los porcentajes más altos de satisfacción entre los pacientes.

  • ICL es invisible

Su posicionamiento en el interior del ojo la hace invisible, tanto para el paciente como para su entorno. El paciente no las siente, las disfruta.

  • Rápida e indolora

La intervención dura 15 minutos y se realiza con anestesia tópica (gotas), la lente se incorpora a través de una mínima incisión de 3 mm que no requiere puntos y en unas horas el paciente puede volver a casa, realizando vida normal al día siguiente.

  • ICL es rendimiento

100% Compatible con el deporte profesional, profesiones de alto rendimiento físico (cuerpos de seguridad), profesiones en entornos exigentes: pilotos, buzos, etc….

Lentes ICL