Resolvemos tus dudas

EBK/PRK

PRK/EBK

El procedimiento PRK/EBK es menos habitual que el LASIK. La PRK/EBK se realiza en aquellos pacientes en los que el LASIK no está indicado por las características de la córnea o por la actividad del paciente. Por ejemplo, en pacientes que realizan deportes de contacto, y en aquellos casos en los que la córnea tiene poco grosor o presenta leves irregularidades de curvatura en la topografía corneal, estaría indicado realizar un tratamiento de PRK/EBK.

La técnica PRK /EBK se diferencia del LASIK en que el láser Excimer se aplica directamente en la superficie corneal (tras eliminar el epitelio corneal) sin la realización de un flap corneal.

En la técnica PRK (PhotoRefractive Keratectomy), el epitelio corneal, se elimina con una solución diluida de etanol; es la forma más frecuente de eliminar dicho epitelio. La técnica EBK (EpiBowman Keratoplasty) es el último avance en cuanto a eliminación del epitelio, consiste en la utilización de un instrumento especialmente diseñado para eliminar el epitelio manteniendo la capa más profunda (Membrana de Bowman), conseguimos así un postoperatorio menos molesto, más rápido, y una agudeza visual final de mayor calidad.

El procedimiento de PRK/EBK se realiza con anestesia local tópica (gotas) gracias a la cual el paciente no notará dolor. La intervención dura pocos minutos y tras una breve estancia en la clínica y una primera revisión postoperatoria, el paciente puede abandonar la clínica por su propio pie.

¿Quién es candidato a la cirugía con PRK/EBK?

Tanto los miopes como los hipermétropes, asociados o no a astigmatismo, pueden beneficiarse de la técnica PRK/EBK. El paciente debe ser mayor de edad y debe tener el defecto de refracción estabilizado. En una mujer embarazada no está indicado realizar el tratamiento de PRK/EBK.

Previamente a la intervención hay que realizar un estudio oftalmológico completo para comprobar que la córnea esté sana y sea apta para la cirugía. Para una correcta realización de este estudio oftalmológico, el paciente deberá permanecer como mínimo una semana sin usar lentes de contacto.

¿Se operan los dos ojos al mismo tiempo?

Como norma general los dos ojos se operan a la vez. Sin embargo, existen algunos casos (ojos amblíopes, retratamientos…) en los que, en ocasiones, se recomienda espaciar la intervención de ambos ojos.

¿Afecta el láser al interior del ojo?

No, el efecto del láser queda limitado exclusivamente a la capa más externa del ojo, la córnea.

¿Qué ocurre si muevo los ojos en la cirugía?

Mientras el cirujano realiza la intervención con láser, el paciente debe permanecer relajado mirando a una luz para que el tratamiento se aplique sobre el centro corneal. El láser posee un sistema de seguimiento de los movimientos oculares que permite compensar pequeños desplazamientos involuntarios de la mirada, sin afectarse la correcta realización del procedimiento. Así mismo el oftalmólogo indicará al paciente que posición ocular debe adoptar si detecta que no está mirando hacia el lugar adecuado.

¿Tiene riesgos la intervención?

Ningún procedimiento quirúrgico en medicina está exento de riesgos y la cirugía refractiva no supone una excepción, pero en términos generales es un procedimiento muy seguro.

Algunas de las complicaciones que pudieran ocurrir incluyen: sequedad ocular, sensibilidad a la luz, visión de halos alrededor de las luces. Estos efectos secundarios tienen poca trascendencia y suelen desaparecer a las pocas semanas. La aparición de complicaciones graves que afecten seriamente a la visión (infecciones, inflamaciones graves del lecho quirúrgico, adelgazamientos o ectasias corneales) es muy poco frecuente.

Un escaso porcentaje de pacientes necesita pequeños retoques de LASIK para conseguir el resultado óptimo.

¿Cómo es el postoperatorio?

Al eliminar el epitelio corneal, las molestias son algo mayores y la recuperación visual es algo más lenta. Para acelerar la cicatrización corneal y disminuir las molestias, después del procedimiento de PRK se coloca una lente de contacto terapéutica durante 5-7 días.

Los efectos secundarios temporales que el paciente puede percibir después de una cirugía PRK/EBK son escasos: ojo seco, fotofobia, lagrimeo, sensación de cuerpo extraño. Estos efectos desaparecen en pocos días.

Es fundamental que el paciente evite tocar, rozar o frotarse el ojo durante los días posteriores a la intervención.

¿El resultado de la PRK/EBK es duradero?

Si el procedimiento de PRK/EBK se realiza cuando la graduación está estabilizada, el resultado debe durar de por vida ya que una vez que se modifica la córnea ésta tiende a permanecer estable. Existen algunos casos de regresión de la graduación, los cuales se pueden corregir generalmente con un nuevo procedimiento de PRK/EBK.

Debido al proceso natural que ocurre con la edad, usted puede desarrollar una catarata que puede requerir una intervención quirúrgica; si esto ocurre, la operación de catarata sería la misma que necesitaría una persona que no haya recibido tratamiento con PRK/EBK.